Aprendiendo de errores, parte II

conocieron

Así fue como Lorena y Wendy se conocieron, después que dejaron de reírse de lo ocurrido se disculparon con los empleados. Esa mañana se habían sentado a desayunar juntas, Wendy la reconoció, pero le debía una segunda oportunidad dado lo que le había provocado.

Aunque sus mundos no se mezclaban con regularidad, descubrieron esa mañana que tenían muchas cosas en común y decidieron volver a verse esa noche.

Después de un día de playa, Lorena se preparó para ir a la discoteca del hotel con sus amigos. Quería bailar, era el mejor cardio que había. Había dejado de sacar tiempo para bailar por la ajetreada agenda y los pocos deseo de su pareja de “ruido”.

Ya llevaba varias canciones y unos tragos cuando se encontró con Wendy, recordaba que se verían, aunque no le quería dar importancia era un encuentro fugas. Había decidido vivir con calma, aunque fueran esos días.

Luego de un rato ya no eran dos grupos, se habían complementado y bailaban todos juntos, reían y bebían.  Al dar las doce salieron a caminar por la playa, se despojaron de los zapatos y cantaban alrededor de una fogata. Las risas continuaban y los bailes. Lorena y Wendy se miraron y la atracción hizo su efecto al acercarlas hasta besarse.

El resto de sus vacaciones lo pasaron juntas, una semana donde abrieron sus corazones para que la otra persona lo leyera. Al final del viernes intercambiaron la información de contacto esperando que continuara, pese a que se desenvolvían en mundos diferentes.

Lorena había estado todo el día en el tribunal, intentaba demostrarle al jurado que los niños que representaba estaban mejor con sus abuelos que con una pareja usuaria de drogas. Después de tantas horas en el tribunal y semanas de investigación, gano el caso y se encontraba en bar con sus amigos, el hecho de hacer justicia le gustaba. Cuando una pelirroja sexy se acercó, ofreciéndole un trago. Loreno no tomo el vaso, pero si la cintura de Wendy y la beso.

Lorena no había ido a la playa en busca de amor, ni Wendy tampoco, pero eso fue lo que encontraron ese día. La vida les sonreía, con sus acciones hacían feliz a todo el que estaba a su lado, era el momento de serlo ellas también. Han tenido una relación que muchos desearían y en un mes se casarán. Wendy tuvo que admitir que la vanidosa no lo era tanto y la había conquistado. 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba