Desgarra para liberar el interior

El interior de mi pecho se desgarra, una sensación habitual. Las lágrimas se desbordan de su comisura y el mismo pensamiento recorre mi mente. Una tras otra caen sobre mi pecho, como cascada sin poderlas detener y los pensamientos ya no están aquí. Oscuridad y frío, acompañan la soledad mientras el pecho se desgarra.
Mordiendo mi puño para retener un grito, ahogado y desesperado. Golpeó la pared y pateo la puerta, pero eso no mejora mi ánimo. Un reflejo en el espejo me devuelve el dolor, mis ojos hinchados y rojos. El desgarro en mi pecho palpita, aunque mi respiración se acompasa a mis latidos.
Despierto en el momento en que rompo el cristal con un puño, un sueño vivido. Aunque una marca de diente se quedó en mis dedos.

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *