Quemando pensamiento

Recostada de espalda en la cama tocando mis pechos y frotando mi clítoris. Su beso pesado y atrayente, enciende cada una de mis células quemando cada pensamiento que pueda surgir. Seguido de sus dientes en mi piel, mordida tras mordida caigo en un torbellino de placer.
Sus manos frotando sin parar aferrándose a mis pechos sin dilatación. Acercándose a mi boca con una furia descontrolada, mientras su mano inquieta se detiene en mi entrepierna. Quemando cada pensamiento mientras quiero más.
Sobre mí, con fuerza. Una y otra vez, su miembro hacía de las suyas en mi interior. Los gemidos, las mordidas y las marcas en la piel proseguía, ninguno quería detenerse.
Dos meses después ninguno tampoco lo quería, una noche de placer entre desconocidos había llegado a otro nivel. Un latir en mi vientre me anunció el ser que crecía dentro de mí.
Dos opciones, una decisión y la respuesta aún no llega…

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti… ff

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *