El vecino asesino

vecino

Mi vecino, un señor de unos sesenta y tantos años. Un señor solitario que pocas veces tenía visitas en su hogar decidió hacer un proyecto en su casa. Llevaba varias semanas observándolo, pero parece que no se decidía dónde irá a construir porque, así como hacia el hoyo vuelve y lo tapa, esto semana tras semana.

Hoy en la mañana escuche a mis padres hablando sobre todo los desaparecidos que ha habido en los últimos meses. Mujeres y hombre de distintas edades que no se sabe de ellos. Mientras ellos hablaban yo sólo pensaba en los hoyos del patio.

Mi vecino era el asesino y estaba enterrando a sus víctimas en el patio, no había otra explicación. Pensé en deciles a mis padres, pero un miedo recorrió mi piel y si les hace daño o los mata. Cada vez que me miraba salía corriendo con miedo a que me convirtiera en su próxima víctima. Los hoyos seguían apareciendo en su patio y yo cada vez con más miedo. Y si me culpan por guardar silencio, o piensan que yo le ayude. Todo esto no me dejaba dormir en las noches.

Una tarde una ambulancia llegó a su puerta, el viejo había tenido un infarto. Ese viejo asesino había muerto y su secreto con él.
Esa noche no pude más, tomé la pala de mi padre y me fui al patio de mi vecino. Excavé cada uno de los hoyos donde para mi sorpresa y olvido encontré un cadáver. Cada una de sus mascotas se encontraban enterradas en el patio, estas podían haber tenido casi la misma edad que su dueño.

Mi mente había corrido tanto que no había echado de menos a sus perros en el patio y según morían él no se quería alejar de ellos así que los enterraba en su hogar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *