El virus que se comió al mundo, parte III

comió

Hoy salimos, dos años después de que el virus que se comió al mundo tocara tierra en mi país. Cuando esto comenzó deseaba que se acabara pronto para poder ir a la playa o de paseo, hoy solo quiero abrazar a todos los que no pude ver por tanto tiempo, pero algunos ya no están.

En estos dos años el clima cambio al igual que la temperatura. El aire que se respira es más limpio porque no había industrias que contaminaran el aire. Al igual que las agua que volvieron a ser cristalinas y más sabrosas. La vida animal se hizo sentir más, porque el ruido del humano no les molesta y podían pasear a su gusto por toda la ciudad sin miedo a ser casados.

La vegetación esa que sucumbía ante nuestra presencia, hoy conquisto cada uno de los espacios disponibles, haciendo que su verdor predominara en el paisaje. Ya no hay especies peligro de extinción, porque el peligro que la asechaba estaba aislado en su jaula.

Aunque el virus trajo consigo muchas penurias y muerte, también nos quitó la venda de los ojos y pudimos ver quien en realidad se comió al mundo, quien deterioro su belleza e inundo de basura. Aunque la humanidad se había puesto en pausa el resto del mundo siguió viviendo sin ellos.

Hoy le pido perdón a todos los seres vivos y al planeta por todo lo que el género humano ha hecho en contra suya y espero que estos errores no los volvamos a cometer. Porque nosotros necesitamos del planeta, pero el planeta no necesita de nosotros para seguir girando alrededor del sol.

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *