Nacimiento o muerte, involucra sentimientos

nacimiento o muerte

Un nacimiento, el inicio de una vida. Cuanta alegría provoca la noticia de la llegada de un nuevo ser y celebramos antes de que nazca una fiesta para llenarlo de presentes y asegurarnos que tenga lo que necesita.

Cuando ocurre el nacimiento tenemos miedo de que seamos buenos padres, de cumplir sus necesidades. Cada año celebramos que tiene vida y crece en estatura, amor y conocimiento, pero cuando notamos en su rostro la decadencia. En el punto en que notamos que sus fuerzas se van día tras día y aunque se quiere no se puede hacer otra cosa que esperar.

Los besas y abrazas, viviendo un día a la vez hasta que vuelven a ser niños. A no quererse bañar, se les olvida comer y con una sonrisa debemos ayudarlos hasta a vestirse. Nadie ha dicho que el amor es fácil, es el sentimiento más grande que existe y sobre pasa cualquier frontera hasta la muerte.

Hoy me preguntaron por qué recordamos más la muerte que la vida de una persona. Me quedé pensando, sonreí solo por el mero hecho de recordarla. No celebro su muerto, celebro su vida solo que son dos fechas distintas. Su nacimiento es la fecha en que todo comenzó, mientras su muerte es el día en que mi corazón se quebró y un pedazo de el se fue con ella, este día recuerdo el instante en que se fue y mi corazón se exprime de dolor.

Celebro su nacimiento, porque de ella nací y pase 36 años a su lado recibiendo su amor y llevo 2 años extrañándola todos los días. Vida o muerte, nuestro amor seguirá estando presente hasta que nos volvamos a ver. 

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *