Decisiones

Nunca dude de las decisiones que tomaba y casarme con él fue una de ellas. Una hombre maravilloso y detallista, sin importar el día que hubiera tenido me recibía con una sonrisa. ¡Sencillamente perfecto! Un hombre al que las tareas del hogar no le eran indiferentes, cocinaba, recogía la ropa …