Estado del Sol

estado

Durante unos meses intensos me debatí entre mudarme al estado del sol o quedarme en mi patria. Hice el debate interno de los pro y los contra; y aunque sabía que los pros eran más mi corazón se encogía con cada día que pasaba y la fecha de marchar se acercaba.

Me convencí que estaría a dos horas en avión y el parecido del clima y la gente me harían la estadía más placentera, lo que no ha pasado. Soy caribeña y el frío no se mezcla conmigo, así que cuando baja a cincuenti picó mi cuerpo entero lo repudia.

El choque racial saca a la patá la revolucionaria en mí, carajo en mi isla somos multicolores. Sobre todo, cuando menciono que soy puertorriqueña y me piden los papeles, de verdad que hay gringos ignorantes, y no tan gringos.

No todas las experiencias han sido malas. La parte medica es eficiente y las escuelas que he visto tienen de todo. Hay paisajes increíbles y fascinantes, pero en las noches no se escucha el coquí.

Aquí estoy esperando el azote de un huracán categoría 4, y buscando en internet los refugios más cercanos cuando las alertas de tornado comenzaron a sonar. Pensé en mi país sin luz y sin servicios, recordé a María y en ese jodido momento en que estuve sin agua y sin luz, haciendo filas interminables para gasolina. En ese momento no me sentí tan vulnerable como ahora.
El estado del sol no es tan brillante para todos. y más si vienes a trabajar.

¿Cómo vives tú en la diáspora? Cuéntame

#memoriasdemedianoche #mrdávila #amoleerunlibro #unmundodelecturas #unlibroalavez #diáspora #estadodelsol #bookstagram #instawriter



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

¿Tú odias?¿Tú odias?

¿Tú odias? Es una pregunta que la mayoría contesta con un NO, sin pensar en lo que implica odiar. Odiar es rechazar, querer eliminar todo lo que te causa disgusto,