Elecciones poco aceptadas

elecciones

Trataba de ponerme en su lugar, aunque él no hacia lo mismo para entender mis elecciones. Sali sin rumbo definido, solo recordaba cada una de sus palabras.

Molesta, coloqué los audífonos en mis oídos y comencé a correr. Una canción que me motivara a cantar, a olvidar. Aunque sonara mi canción favorita las lágrimas rodaban por mis mejillas. Estaba harta de todo, por que cuestionar mis decisiones si nunca ha pensado en mí.

Fui la persona que no llamo, la que nunca te busco o la que no estuvo cuando la necesitaste. Es interesante saber que siempre escuche cada una de tus palabras y te aconseje para una solución, más cuando yo necesite solo hubo oídos sordos. Es fácil verlo con un “yo soy así” y pretendes que los demás cambien por ti. Podría esperar una vida por ti, más tú no lo harás por mí.

Soy a la que tildaron de testaruda y fuerte cuando me impuse a ti. Lo que no sabias es que el cariño no nace, se gana y tú no te has ganado el mío. Nunca he esperado por los demás, hoy no será la excepción. Las elecciones me hacen quien soy, no a quien hay que complacer y me gusta complacerme a mí. Hoy, seguiré corriendo, sin mirar atrás.

¿Te gusta?, compártela. ¿Tienes preguntas?, escríbeme o deja un comentario. Quiero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post