En mi Cama, mientras juegan

juegan
Foto de Internet

La noche acecha, los rayos del sol se escapan tenues por el horizonte. Las risas de los niños se escuchan aun en la calle mientras juegan, pero todos no son felices. Las noches esconden sombras irreconocibles, miedos escondidos. Deseo sumergidos en la nada, que se escabullen para salir a la superficie.

En su lecho, su cabeza en la almohada y las manos de él rozando su espalda, ella intenta resistirse. Pero nada en este mundo la prepararía para este momento. Las manos de él rozando sus pechos aún ausentes, mientras su rostro se hundía en el cabello de la niña y la atraía a él. Cerro sus ojos tratando de no pensar, de desaparecer, pero aun sentía como su cuerpo se endurecía al contacto suyo.

La despojo de la ropa en gemidos silenciosos, tratando de impedirlo. Sin poder hacer nada, solo llorar porque con sus manos tapo su boca, su miembro entraba y salía de lo más profundo de su ser hasta hacerla olvidar el mundo.

Que podía hacer la niña, si era su tío y su madre no le creía. Noche tras noche su pesadilla vuelve a empezar.

La furia, el desconsuelo e impotencia crecen en su pecho. Una situación, dos escapatorias hasta que la sangre derramada pone fin al sufrimiento. 

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post