La sorpresa

sorpresa

La sorpresa y la emoción me invade desde que recibí su mensaje.
—Pasaré hoy en la tarde por tu casa.
Nuestra relación ha estado en reestructuración, se ha alejado y la razón es desconocida. Aunque la ausencia de mi mejor amigo duele, acrecienta el deseo de pasar un tiempo con él.
Su comida favorita esta lista y una botella de vino fría espera por él, acompañada con trozos de queso y jamones.
Al sonar la puerta sé que es él, así que salgo corriendo. Al verme su rostro se alegra, yo también me alegro de verlo y lo abrazo antes de que pueda entrar.
Extrañaba nuestra camaradería y los momentos juntos. Las charlas y llamadas para todo, eso ceso de momento.
Pero hoy está aquí, nos sentamos a charlar. Las risas comienzan a escaparse, junto al vino que desaparece.
Hasta que su semblante se oscurece y en sus ojos veo que algo no anda bien.
—No pienses mal —me dice—, deseo pasar mi vida contigo. Reírnos como siempre lo hacemos y escuchar tus consejos.
Besa mis labios y me dejo llevar por el momento.
Las piezas de ropa vuelan y el deseo se adueña de nuestros cuerpos. No pienso en mi esposo ni que me encuentro en casa, hasta que abren la puerta y la sorpresa se refleja en su rostro.
Sorprendido de encontrar a su esposa haciendo algo que a él hace mucho se le olvidó o que ese otro es su hermano.

2 thoughts on “La sorpresa”

  1. Vaya sorpresa, has pensado en una colección de cuentos cortos. Este me encanta, por muchas razones. Una de ellas es que retratas ese lado humano que todos poseemos, algunos reprimimos, otros nos dejamos llevar por el. Quizás con más aceptación podríamos vivir a plenitud.

    1. Saludos 🤗
      Lo he pensado, esta en mi lista para los trabajos del próximo año. Aunque no me decido a cuál seleccionar primero.
      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post