¿Cuándo comenzamos a vivir?

vivir
Cementerio, Manatí, Puerto Rico

Hoy desperté con el afán del trabajo, abrí mi agenda y visualicé todos los pendientes del día, ¿y vivir? Luego de un desayuno a la carrera, comencé con las labores rutinarias.

Después de prepararme e ir de una cosa a otra me fui a almorzar, llegué al centro comercial más próximo, ¿y vivir? Claro está, tenía pendientes que hacer en ese lugar así que podría comer allí de una vez. Durante mi caminata por el centro comercial me llamo la atención los clientes asiduos del lugar, la mayoría eran de edad avanzada. 

Los encontré almorzando con amigos o caminando por el lugar. En el área central había música de cuatro y artesanos, y allí los vi también. Otros paseaban con sus nietos y compraban mantecados. Ya cansada de tanto caminar me desplace a la librería, olor a libro. Llámeme loca, pero es lo mejor que hay.

Allí también los encontré, y esto me hizo caer en la cuenta de cuan poco disfrutamos en nuestra vida. No hablo de fiestas y borracheras, si no de disfrutar cada instante de verdad. Sólo hasta que entendemos que no es un día más sino un día menos el que nos queda por vivir, en ese entonces es que decidimos vivir nuestra vida al máximo.

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post