Aventura en la noche de San Juan

noche

Mi mejor amiga de la escuela me invito a ir con ella y su familia a la playa, celebrarían la noche de San Juan. Estuve insistiendo a mis padres por días, a ellos no les parecía una buena idea. Ellos no les tenían mucha confianza a los padres de mi amiga, pensaban que eran algo liberales.

Aunque no estaban convencidos, accedieron, y yo estaba emocionada. Nunca había ido a la playa de noche y mucho menos me había quedado a dormir en caseta. Era una nueva aventura junto a mi amiga, al montarme en la guagua estaba que no cabía en mi piel.

En la playa había muchas personas, todos saludándose. Yo solo decía hola moviendo la mano. Montamos las casetas, compartiríamos una para dormir y la otra para el área de cocina. Fuimos por rocas para bordear la fogata, allí conocí a muchos chicos de mi edad que al igual que Mariana venían con sus padres todos los años. Los adultos seguían en la preparación del campamento y nosotros volveríamos a salir por cualquier material vegetativo seco, era una gran fogata así que tendríamos que buscar mucho.

Nos cambiamos y fuimos derecho al agua, su papá había puesto un grill cerca donde estaba las casetas. Echaba hamburguesa y salchichas mientras preparaban la fogata de medianoche.

¿Te gusta?, compártela. ¿Tienes preguntas?, escríbeme o deja un comentario. Quiero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *