La Bella Durmiente

Durmiente

Las Hadas llevaron al príncipe donde dormía la princesa, el príncipe la beso y la Bella Durmiente abrió los ojos. Después todo el reino despertó con ella, la fiesta de cumpleaños comenzó de nuevo y ahora con mayor regocijo, pues se anuncia el próximo matrimonio de los príncipes Aurora y Felipe.
Cuando la fiesta terminó la princesa fue al salón del trono donde sus padres se encontraban, era la primera vez que los veía con detenimiento después de todos los acontecimientos.
-Amo al príncipe Felipe -les dice la princesa encanto se encuentra cerca-, pero aun no me quiero casar.
Los reyes la observan contrariados.
-Es tu destino, convertirte en Reina -le comenta su padre algo molesto.
-Seré Reina, pero no ahora. Acabo de saber que soy su hija y quiero dedicarme a conocerme como Aurora, como su hija y luego me plantearé cuando me casaré.
-Quiero conocer el reino y al pueblo. Además de conocer más a Felipe.
Los reyes lo deliberaron un tiempo y accedieron a la petición de la princesa.
Aunque el pasar los fines de semana en la cabaña del bosque, no fue de su agrado, ella añadió que quería seguir pintando y aprendiendo de sus tías. Las que habían dedicado su tiempo a enseñarle se todo.

Antes de salir del castillo, Aurora se amarró el cabello y recogió los lienzos y pinceles para llevarlos consigo. Detras del castillo la esperaba Felipe con una cesta de comida.

Si te gusto, compártelo. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. ¡Quiero saber de ti!

2 thoughts on “La Bella Durmiente”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post