¿Quién no disfruta una montaña rusa?

Disfruta
Un tanto de amor, una pizca de discordia

Quien disfruta abrir mis ojos y encontrarse con su rostro aún dormido. Que tierno e inocente se ve, besarle la frente y sentir como se estremece. Parece un niño pequeño, sin preocupaciones. Quien diría que al crecer perderíamos esa esencia, esa paz e inocencia.

Lo observo, y mi corazón se acelera. Amor, definirlo es difícil porque la felicidad al igual que el amor no se miden por la ausencia de momentos desagradables, es más que eso.

Lo observo, y pienso en cada momento vivido a su lado, toda una montaña rusa. En las veces que los malabares no eran suficientes para pagar las deudas, pero siempre había con qué.

Recuerdo nuestras vacaciones sencillas, pero estaban hechas para disfrutarlas. Las salidas a comer, en lugares ricos y esto no eran sinónimo de costoso. Nunca escuche un no, sino un déjame ver. Que significaba sí.

Ningún momento difícil define tu amor, sino que lo fortalece y aunque las cosas nunca son como queremos, pero si son como necesitamos que sean. Y después de muchos años las cosas no han cambiado, si las circunstancias, pero no el amor.

Si te gusto este artículo, compártelo. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post