Independencia en la soledad

independencia

Me había mudado a vivir sola, quería independencia. Independencia para disfrutar la vida, pero me había dedicada solo a trabajar. Llegaba cansada en la noche para cenar algo rápido y prepararme a descansar. La vida de un adulto no e nada sencilla.

A la mañana siguiente la rutina comenzaba nuevamente, a pesar del descanso, después de almuerzo la inconciencia me quería ganar. El stress me estaba ganando y me hacía estar mucho tiempo despierta. Dormía, pero a las 2:30 am como si tuviera un reloj interno mis ojos se abrían de súbito, sin importar el sueño que tuviera.

Noche tras noche la misma historia, hasta que una mañana vi esa foto borrosa en el celular, la aclare y agrande. Buscando una nitidez que no tenía, pero no recordaba haber tomado esa foto. Cuando su rostro distorsionado apareció en la pantalla, no lo podía creer.

En los detalles de la foto marcaba las 2:30 am como hora de la captura. Un frío subió mi espalda, no me imaginaba seguir durmiendo sola. Ahora podía entender mis insomnios programados, siempre a la misma hora me despertaba sobresaltada. Más bien me despertaban cada vez que venían a verme solo que yo no la veía mientras recorría el cuarto observándome a mí. 

Ya ni me aparezco por la casa, la señora que duerme en mi cuarto logro ahuyentarme de allí. Aunque sin importar la cama donde duerna, cada noche al abrir los ojos el reloj marca las 2:30 am.

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post