La Bella y la Bestia

Bella

La Bella llegó a tiempo, la Bestia yacía en el suelo moribundo y al verlo tendido su corazón se quebró. Entendió que se había enamorados de él y al besarlo rompió la maldición que tenía sumergido a todos los habitantes del castillo.

En la madrugada de su primer aniversario, sintió unas punzadas en la parte baja de la espalda seguidas que calambres y dolor. La hora había llegado, esa tarde después de contracciones y dolor, Bella trajo al mundo un pequeño varón. Su rostro exhausto se iluminaba de alegría hasta que lo vio. El niño tenía los ojos de Bella y el cuerpo cubierto de abundante pelaje. Era una mini bestia.

El príncipe a gritos mando a buscar a la bruja que lo había maldecido hacía tiempo atrás. Exigiendo explicaciones por lo sucedido.

-Es solo un remanente –dijo la bruja levantando los hombros.

-El niño volverá a su forma normal cuando encuentre el amor verdadero.

Bella sostuvo la mano del príncipe con firmeza.
-Lo criaremos como un niño normal -declaro.

Así fue como el pequeño Andrew comenzó a crecer. Sus dientes afilados salieron y por seguridad lo dejaron de amamantar. El cabello no le dejaba de crecer, así que en las tardes lo recortaban.

En lo demás fue un niño muy normal. A los 9 meses balbuceo el habitual “tata”, seguido de mamá y papá.

Un día en que Andrew corría por el segundo piso del castillo, tropezó con su cola y estuvo a punto de caer escaleras abajo, Bella le dio alcance y evito la caída.

El niño asustado se abrazó a su madre, ella le beso la frente y lo apretó a su pecho.

-Te amo mamá -pronunció Andrew entre sollozos.

Un destello de luz lo envolvió y lo elevo en el aire. Todos los que estaban cerca corrieron a él, atraídos por el resplandor. Bella se tapó la cara, sorprendida.

Cuando el destello se esfumó, pudo ver a su hijo. El pequeño Andrew había dejado de ser una bestia para ser un niño.

4 thoughts on “La Bella y la Bestia”

  1. Me hiciste llorar. Estoy leyendo todo el tiempo y peleando con la historia original. Porque para mí, Bella se enamoró de la Bestia. Y bestia se debió quedar. Aún así me encantó tu historia. Y me conmovió hasta las lágrimas.

    1. Ohhh, Gracias.
      Hay distintos tipos de amor y todos te cambian, no solo el amor de pareja.
      Por ejemplo, amarte a ti mismo cambia todas las posibilidades de tu vida y para bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post