Quince veranos antes de perderte

De escritora a lectora, ¿o viceversa?

¡Saludos! Espero que te encuentres bien. Como leíste, hoy volvemos con otro libro. Recuerda que no será un análisis de la obra, tampoco llevaré spoiler. Te hablaré del autor y de mi experiencia con el libro.

Hoy te contaré un poco del libro: Quince veranos antes de perderte de Inés Arroyo. A Inés la conocí durante la pandemia, fue un encuentro casual virtual. Suena raro, pero sí. Te daré algunos detalles para que me entiendas.

Cuando aún no había publicado, me encontraba a punto de abandonar mi deseo de ser escritora, mi prima me compartió distintos enlaces de Facebook para talleres de escritura. Ella sin saberlo fue una de las responsables que Despertar viera la luz. Volviendo al tema en cuestión, la tallerista de uno de esos talleres era Inés, no tan solo conocí a la autora sino también a un grandioso grupo de escritores de los que estoy super orgullosa.

Quince veranos antes de perderte narra una historia de amor. Aunque las historias de amor se viven a cualquier edad, las que se viven en la adolescencia tienen un sentimiento especial. Trae nuevas sensaciones, deseos y desilusiones. La relación entre Víctor y Emily no es la excepción.

Una relación que se forma en los 2000, dos chicos que unen sus ganas de vivir y las cicatrices que han crecido en ellos. Lo que nos hace pensar si el amor es lo suficientemente fuerte para sobrellevar los sinsabores y diferencias. Sin embargo, eso lo sabrás al leer el libro.

Conoce más de la autora y de sus publicaciones siguiéndola en sus redes sociales. En Instagram como @inesarroyo15 y en Facebook como Ines Arroyo. Puedes conseguir sus libros en Amazon y librerías en Puerto Rico.

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Quiero saber de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post

Mi HerenciaMi Herencia

Llego a casa, las lágrimas de frustración resbalan por mis mejillas. ¿Qué difícil es hablar con personas cerradas? Paso los puños por la cara antes de encontrarme con mamá, tiro