Decido yo

decido

Decido yo sonreír cuando una persona pasa por mi lado, no lo hago por coqueta. Mi mundo no es perfecto, pero yo hago que lo sea porque puedo ayudar a los demás a mejorar el suyo con una sonrisa.

Tomo la decisión de caminar erguida, no por altanera ni prepotente. Solo me gusta tomar bocanadas de aire expandiendo al máximo mis pulmones y sentir en mi rostro el calor del sol. No dejar que mi punto de vista sea pisoteado, vale como el de cualquier otro.

Decido yo disfrutar la lluvia cuando cae y la baja temperatura que la acompaña. Unas sopas calientes y un café para acompañar ese momento especial. Decide disfrutarlo, cada día trae algo distinto y agradable.

Tomo la decisión de hacer mis días inolvidables con un libro en mano mientras leo una historia fantástica o disfrutando bajo el sol escuchando los bates resonar contra las bolas y las bases siendo pisadas en camino a home.

Decido yo comerme una frutas porque refrescan mi paladar o un bizcocho porque dulce es lo que quiero. Hay que cuidarse y darse gusto, porque la vida se vive solo una vez. No la vivas amargado.

Yo tome la decisión de ser feliz y vivir mi vida a la manera que me hace serlo, porque esta felicidad depende de mi. Abre tus ojos al despertar y toma la decisión de ser feliz, solo por ti. Veras como todo comienza a mejorar.

Si te gusta esta publicación, compártela. Si tienes preguntas, escríbeme o deja un comentario. Espero saber más de ti…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Post